nav_left

nav_right

 protección de la madera

Expertos en tratamientos contra termitas, carcomas y hongos de pudrición en todo tipo de madera

Amamos la madera

 Xilófagos: agentes degradadores de la madera

Se dividen en dos grandes grupos:

    Abióticos: Son las causas de destrucción de la madera de origen no vivo.

    Bióticos: A este grupo pertenecen todos aquellos seres vivos que de alguna manera alteran las características físico-mecánicas de la madera.

Entre los agentes destructores de origen abiótico nos encontramos con las condiciones atmosféricas, agentes químicos o el fuego.

Se considera a la madera como un buen combustible, buen alimento del fuego y provocador de incendios. Sin embargo, la madera ofrece excelentes propiedades de defensa contra al fuego.

Entre los xilófagos de origen biótico tenemos bacterias (solo actuan sobre maderas sumergidas en agua), hongos y animales (principalmente insectos

A continuación indicamos algunos apuntes sobre la biología de los xilófagos mas comunes en nuestro entorno.

Termitas

Suponen un grave riesgo para la estabilidad de un edificio con estructura de madera

Son insectos sociales que pertenecen al orden de los isópteros.

Construyen nidos (termiteros),se alimentan de la celulosa contenida en la madera y sus derivados, la que degradan gracias a la acción de los protozoos de su sistema digestivo, con los que viven en simbiosis.

La mayor parte de las termitas viven en zonas tropicales o subtropicales, de las 3.000 especies de termitas existentes, solo unas poca viven en climas templados. En Europa solo están presentas en el sur del continente, aunque con el cambio climático su presencia va creciendo hacia el norte.

En una colonia de termitas podemos distinguir tres castas:

Obreras es la que desarrolla la mayor parte de los trabajos en el nido, entre los que se pueden mencionar: la construcción y mantenimiento del nido; el cuidado y alimentación de los juveniles; alimentación de las castas que no se pueden alimentar por sí mismas como los soldados y la pareja real; elaboración de túneles para la búsqueda de alimento; acicalamiento y limpieza de otras castas.

Soldados que se encargan de la defensa de la colonia, Se reconocen fácilmente por tener una cabeza grande y bien esclerotizada, que a veces llega a ser más grande que el resto del cuerpo.

Reproductores  dentro de ellos podemos encontrar los reproductores primarios (pareja real, rey y reina), reproductores secundarios que son capaces de sustituir a los primarios y los reproductores alados son los encargados producir nuevas reinas y reyes para crear nuevas colinias. Los alados salen masivamente del termitero, normalmente a comienzos de la época primaveral, siendo de color negro para protegerse de las radiaciones solares.

En la Península Ibérica producen daños en madera puesta en obra la termita subterránea (Reticulitermes) de la que estamos estudian sus distintas especies y su distribución y están apareciendo cada vez más las termitas de madera seca (Criptotermes Brevis), muy habitual en Canarias.

Líctidos

Se les conoce como polilla del parquet por ser muy habituales en parquets de roble

A esta familia de pequeños coleópteros, se les conoce como polilla de la madera.

Los adultos son alargados, su cuerpo es aplanado y miden entre 3 y 6 mm. de longitud. La cabeza está diferenciada del tronco y se distingue a simple vista.

Las larvas son blanquecinas, con poca pilosidad y se alimentan del almidón de la madera, ya que no son capaces de digerir la celulosa.

Atacan principalmente a madera de frondosas, muy habituales en roble o fresno.

Los orificios de salida son más pequeños que los de los anóbidos, tenindo un diámetro de aproximadamente 1 mm.

El serrín que dejan es muy fino y suave al tacto, similar al de los polvos de talco.

Su ciclu dura un año, aunque en condiciones óptimas de temperatura y humedad puede acortar mucho.

Las especies de líctidos mas comunes en la península son el Lyctus Brunneus y el Lyctus Linearis

Anobidos

Son los xilófagos más comunes en nuestro entorno

Los anóbidos son una familia de coleopteros (escarabajos), conocidos vulgarmente como carcomas. Pueden perforar la madera en estado natural o ya seca.

Se conocen unas 1800 familias de anóbidos, aunque en la península ibérica, solo 5 producen daños en madera puesta en obra.

Los anóbidos miden entre 1,5 y 9 mm de longitud y generalmente de color marron, pardos o negruzcos. Su cuerpo cilíndrico, y recubierto por una abundante pubescencia, que a veces forma dibujos sobre los érlitros. La cabeza suele estar escondida bajo el pronoto.

La carcoma es la plaga más común en piezas de madera: estructuras de edificios, carpintería, mobiliario, etc. Su acción puede ser devastadora en obras de arte como  tallas, retablos marcos y bastidores, etc.

Su presencia se reconoce fácilmente por los orificios visibles en la superficie y por el serrín que sale de ellos.

Las hembras ponen sus huevos en las superficies rugosas de la  madera, en fendas, e incluso en antiguos orificios de salida. Después de 45 semanas nacen de los huevos pequeñas larvas  blanquecinas y arqueadas que penetran en la madera, perforando, mediante sus potentes mandíbulas, galerías  paralelas a la fibra  y de sección circular, lo que hace durante la mayor parte de su vida.

En su última etapa se transforma en coleóptero; es entonces cuando para salir practica un orificio hasta la superficie. Ello suele ser en los meses cálidos del año, entre abril y septiembre. Tiene cierta capacidad de vuelo, por lo que puede depositar sus huevos en otros lugares, completando así el ciclo.

En ocasiones, la plaga parece estar latente porque no se ven agujeros nuevos, pero en realidad las larvas siguen royendo el interior.

La duración del ciclo vital varía según la especie, las condiciones exteriores (humedad y temperatura) y las propiedades nutritivas de la madera, suele ser de un año, pero pudiendo llegar hasta 3 ó 4 años.

Hongos de pudrición

En ataques aparentemente leves, la madera ha podido perder toda su resistencia

Los hongos de pudrición, como su nombre indica son los causante de la pudrición de la madera.

A pesar de haber gran cantidas de especies de hongos xilófagos de pudrición, podemos afirmar que para que puedan producir daños en la madera, está debe tener una humedad relativa superior al 20 %.

El desarrollo de los hongos xilófagos se inicia cuando se depositan sus esporas sobre la madera. Cuando encuentran las condiciones necesarias para su desarrollo, germinan formando las hifas que penetran a través de  los orificios naturales de la madera, siendo su acción puramente  mecánica.

Posteriormente comienza la degradación de la madera, que ocurre por la acción de las encimas, que permiten descomponer los  constituyentes de la madera.

Los hongos dañas la pared de las células de la madera, que es donde residen sus propiedades físico-mecánicas, por eso aún en estados iniciales de ataques, se produce una gran disminución de la resistencia de las piezas de madera.

Podemos distinguir tres tipos de pudrición: Pudrición cúbica o parda, pudrición fibrosa o blanca y pudrición blanda.

Esta última necesita un mayor porcentaje de humedad, por lo que suele darse en maderas en contacto con el suelo o con el agua.

Cerambícidos

Sus orificios de salida son ovalados y de gran tamaño

Insectos coleópteros conocidos vulgarmente como carcomas  gigantes.

Dentro de esta familia nos encontramos con numerosísimas especies que ocasionan daños en  la madera, pero si nos ceñimos a las que causan daños en madera puesta en obra en la Península Ibérica, solo tenemos dos: Hylotrupes bajulus y Hesperophanes cinereus.

Además, el Hylotrupes bajulus solo ataca madera de coníferas (pino, abeto, alerce, etc.), mientras que el Hesperophaces cinereus solo lo hace con las frondosas (Roble, castaño, nogal, etc.), por lo que dependiendo de la madera que se encuentre dañada, podemos saber de cual se trata, sin necesidad de capturar un ejemplar adulto.

Los adultos son de gran tamaño, midiendo unos 2 ó 3 cm. De longitud.  Las larvas, tienen los anillos bien marcados, de  forma cilíndrica y de color blanco-amarillento. Poseen fuertes  mandíbulas que utilizan para perforar las galerías

Su ciclo larvario (es decir, desde la puesta de los huevos hasta la salida de los adultos) puede variar entre los 3 y 15 años, dependiendo de las condiciones ambientales y del elemento atacado. Esta duración tan larga del ciclo, hace que solo se detecten los signos del ataque mucho después de haber sido contaminada la madera.

carbob_bar