nav_left

nav_right

 protección de la madera

Expertos en tratamientos contra termitas, carcomas y hongos de pudrición en todo tipo de madera

Amamos la madera

 Servicios prestados por nuestra empresa

Nuestra actividad se centra en la protección de la madera frente a organismos xilófagos, esto se concentra en dos líneas de trabajo:

    Asesoramientos y estudios: En eixer ofrecemos la realización de estudios de identificación, localización y extensión de plagas de xilófagos.

    Tratamientos antixilófagos::Actualmente los tratamientos antixilófagos los podemos dividir en cuatro grupos:

        • Químico
        • Cebos antitermitas
        • Fumigaciones
        • Atmósferas inertes

Estudios e informes:

Estos informes pueden ser a nivel de vivienda o local, edificio, e incluso de cascos urbanos.

Es muy importante evaluar la extensión e  intensidad de las plagas de termitas para poder diseñar un plan de tratamiento adecuado, efectivo y lo más reducido posible.

La aparición de termitas supone un problema que va más allá del inmueble donde se han detectado, siendo generalmente un problema que afecta a todo un núcleo urbano.

En eixer tenemos una gran experiencia en la realización de estudios de cascos urbanos, disponiendo de protocolos de actuación debidamente contrastados, así podemos completar un estudio de este tipo de una manera rápida, precisa y económica.

Tratamientos químicos:

Consisten en aplicar un producto insecticida y/o fungicida en las piezas a proteger. Puede ser más o menos profunda, dependiendo del método de tratamiento utilizado. Así hay:

  • Superficiales, como: Nebulizaciones, pulverizaciones o brocheos.
  • Intermedios,como: Geles o inmersiones más o menos prolongadas.
  • En profundidad, como: Autoclave o inyección.

Cebos antitermitas: Consiguen la eliminación de las colonias de termitas que afectan al área de tratamiento.

Fumigaciones: Se trata de introducir el objeto a tratar en un recinto cerrado (cámara, bolsa, etc.) y exponerlo a un gas de elevada toxicidad.

Atmósferas inertes: Funcionan también introduciendo la pieza en una bolsa hermética para posteriormente ir sustituyendo el aire de su interior por un gas inerte, como el nitrógeno o el argón.

Inyección a presión

Es el tratamiento más utilizado para proteger estructuras de madera

Consiste en la  aplicación a presión de un producto insecticida y/o fungicida a  través de tacos inyectores colocados en la madera. Estos tacos tienen  una válvula de retención que impide el retroceso del producto. 

Para la colocación de los inyectores se van perforando las piezas de madera, distribuyéndolos de manera que se  consiga una correcta distribución del producto en toda la pieza. La disposición más  frecuente es al tresbolillo, para evitar disminuir la resistencia de la pieza.

La longitud y el diámetro de los tacos varía en función de la  sección de la pieza.

Los pasos a seguir para realizar un tratamiento mediante inyección son los siguientes:

  • Eliminación de las zonas realmente afectadas y que han perdido toda su capacidad de resistencia  mecánica.  Las zonas o elementos eliminados deberán quemarse.
  • Taladrado de las piezas y colocación de los inyectores.
  • Inyección de un producto protector en todas las piezas de sección superior a 7x7 cm.
  • Pulverización de todas las superficies de piezas de madera, con el fin de prevenir  futuros ataques.   Las  superficies deben estar limpias y decapadas.

El tratamiento por inyección es el único medio aplicable in-situ que permite alcanzar penetraciones adecuadas en piezas estructurales y que  proporciona, además, una garantizada eficacia como tratamiento  preventivo.

Es perfectamente compatible con el tratamiento ignífugo y permite cualquier acabado decorativo  posterior (Pintado, barnizado etc.)

Cebos antitermitas

portacebo tierra exterra

Consiguen la eliminación de las colonias de termitas

Utilizan el conocimiento de la biología, hábitat, costumbres y comportamiento social de las termitas para lograr su eliminación. Se basa en la  colocación de unos cebos de celulosa  impregnada  con la materia activa, un regulador de crecimiento (IGR) basado en la inhibición de la síntesis de quitina.

El exoesqueleto de la termita está hecho de quitina. Para crecer las termitas deben cambiar este caparazón, por tanto cuando realicen la muda es cuando les afectara el IGR. De esta manera conseguimos evitar el rechazo del producto, ya que al no tener un efecto inmediato no asocian la ingestión del cebo con sus efectos.

Otro hecho que aprovecha el sistema es la forma de vida de las termitas y su organización jerárquica.  Desde el termitero, las obreras localizan la comida que permita alimentar a toda la colonia, ellas degradan la madera, aprovechando la celulosa que es realmente su alimento y se la pasan al resto de los individuos, contaminándolos.

Cuanto mayor sea la ingestión de cebo, más rápidamente aparecerán los síntomas.  Resulta, por consiguiente fundamental, tanto localizar los puntos óptimos de colocación de los cebos como, que su número sea suficientemente elevado.

En aquellas estaciones en las que se detecte actividad se colocarán los cebos insecticidas, que serán reemplazados por otros nuevos según vayan siendo consumidos por las termitas, para ello se controlarán regularmente en plazos entre  3 y 5 semanas, según la actividad desarrollada por las colonias de termitas.

Estas actuaciones se mantendrán hasta completar la eliminación de las colonias de  termitas. Logrado esto, los controles se realizarán 2 ó 3 veces al año para garantizar la protección en el área considerada durante cinco años.

Otros Tratamientos

Hay muchos sistemas de tratamiento de madera, vemos brevemente los más usados

IFumigaciones: Se trata de introducir el objeto a tratar en un recinto cerrado (cámara, bolsa, etc.) y exponerlo a un gas de elevada toxicidad. Pasado el plazo de exposición necesario, se elimina el gas, no quedando ningún resto de fumigante en la pieza.

Solo tienen carácter curativo, no ofrecen una protección posterior.

Están en desuso por las restricciones en el uso de alguno de estos productos y por los efectos adversos que producen sobre los acabados metálicos.

Atmósferas inertes: Funcionan también introduciendo la pieza en una bolsa hermética para posteriormente ir sustituyendo el aire de su interior por un gas inerte, como el nitrógeno o el argón.

Con esto conseguimos la eliminación del oxígeno de esa bolsa y consecuentemente la muerte de los xilófagos presentes en esas piezas.

Los tratamientos más utilizados son la inyección a presión y los cebos antitermitas:

Aplicación de geles: Son productos de alta penetración en la madera.

Se pueden aplicar por proyección, por brocheo e incluso por inyección.

Con ellos, además se eliminan los olores producidos por los disolventes de los productos protectores tradicionales.

No consiguen alcanzar los niveles de penetración conseguidos por la inyección, por lo que su uso se limita a madera muy permeable y secciones de pieza medias.

carbob_bar